Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En Septiembre de 2.003 el Decreto 250/2003 declara protegidos algunos como Monumentos Naturales de Andalucía algunos espacios naturales, como el Cañón de Buitreras, en el Parque Natural Los Alcornocales. Dicho monumento natural es una estrecha hendidura que el río Guadiaro se vió obligado a excavar en una zona montañosa entre los términos municipales de Cortes de la Frontera, Benalauría y Benarrabá, en el valle del Guadiaro, en la zona más septentrional del Parque Natural Los Alcornocales, cercano al Parque Natural Sierra de Grazalema y limítrofe con la Serranía de Ronda.

 

Un cerro cercano se llama Cerro de las Buitreras, aunque en realidad la colonia de buitres está situada a la mitad del cañón en unos paredones inaccesibles (a 150 metros de altura) y fuera de la vista de los visitantes del lugar.

La novedad de la declaración de estos nuevos espacios protegidos llevó al parecer a las autoridades medioambientales a hiperproteger el entorno, imponiendo un calendario de visitas muy restrictivo (del 15 de Julio al 15 de Diciembre). Aunque en realidad la estrecha hendidura del cañón impide el descenso deportivo del cauce a partir de las primeras lluvias de Otoño. Solo deportistas con mucha experiencia son capaces de hacer el descenso cuando el cauce se encuentra en carga. Ramas y troncos de árboles arrastrados y encajados a decenas de metros del cauce habitual son muestra de las enormes crecidas que allí se producen.

O sea, en realidad, solo desde el 15 de Julio a finales de Septiembre o como máximo mediados de Octubre el descenso puede hacerse por personas poco expertas.

 

Este calendario de visitas impuesto a las empresas de turismo activo es absolutamente desconocido por los deportistas/barranquistas.

No sabemos si alguno habrá tenido algún impedimento, pero quienes sí lo tienen a veces son las empresas de turismo activo, a quienes desde hace algunos años se nos controla en el acceso.

A pesar de ello, casi nadie respeta dicho calendario, entre otras cosas porque los mismos agentes de Medio Ambiente lo ignoran permitiendo a algunas empresas acceder fuera de calendario.

 

Legalmente la normativa que afecta a la regulación de actividades es:

- Decreto 250/2003, de 9 de Septiembre, por el que se declaran determinados Monumentos Naturales de Andalucía. BOJA 188/2003, de 30 de septiembre

- Decreto 225/1999 de 9 de Noviembre, de regulación y desarrollo de la figura de M de Andalucía. (BOJA 146/1999, de 16 de diciembre)

El artículo 30 de este último Decreto dice "Cualquier otra actividad distinta a las contempladas en el artículo precedente (actividades tradicionales) en el interior de los Monumentos Naturales y su Zona de Protección deberá ser autorizada por la Consejería de Medio Ambiente, que la otorgará siempre y cuando no ponga en peligro los valores del espacio protegido ni entre en colisión con los objetivos y finalidades de la protección."

Ese es el aspecto legal del asunto.

 

Pero lo que verdaderamente importa es que a los buitres de Buitreras nuestras actividades no les molestan en absoluto. Anidan en un lugar inaccesible, no nos ven a las personas ni al entrar ni al salir de sus nidos y cuando los vemos están a gran altura y siguen trazando círculos, ganando altura sin que le importe nuestra presencia en absoluto.

Exactamente igual que en Garganta Verde, el otro cañón de la zona, con una colonia mucho mayor de buitres; lugar que siempre ha podido ser visitado en toda época, siendo posible incluso visitar un mirador en el que podemos ver como con total naturalidad los buitres van y vienen a sus nidos inaccesibles, sin importarles lo más mínimo nuestra presencia.

 

Estamos hartos de normas restrictivas sin justificación y de arbitrariedades en la aplicación de la normativa (a unos consiento y a otros asusto).

Tenemos derecho a disfrutar de nuestras actividades porque no molestamos a la fauna en absoluto. ¡Todos tenemos derecho!