Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Tras más de 3 años de prohibición de actividades en el Parque Natural Sierra de Grazalema, es hora de decirle a los deportistas demandantes de estas actividades que ocurre.

Según fuentes de la Federación Andaluza de Espeleología un buen día un grupo de rescate fue a hacer la travesía Hundidero-Gato y comentándolo con algunos conocidos decidieron que aquello era muy peligroso para clientes de empresas de turismo activo y/o probablemente que realizar un rescate allí sería muy arduo y trabajoso (¡a saber!).

Así que decidieron informar de esa peligrosidad a la Consejería de Medio Ambiente. La Delegación Provincial de Málaga, presta siempre a poner todo tipo de trabas a las empresas de turismo activo (en vez de dedicarse a llevar al día la renovación de las autorizaciones medioambientales que nos permiten trabajar) sentenció a través de su Delegado Provincial prohibir las actividades espeleológicas en Cueva del Gato.

Asunto que también afectó durante un tiempo a los espeleólogos, quienes con habilidad invitaron a hacer dicha travesía al Alcalde Málaga, probablemente para demostrar que no era tan peligrosa como contaban dicha actividad (claro que si vas acompañado de un grupo en el que alguien se llame "espeleólogo").

En Abril de 2.008 la FAE lo consiguió, tras sufrir el que que algunas empresas hubiesen tenido la posibilidad de seguir accediendo a Cueva del Gato, al tener vigentes sus autorizaciones mientras ellos ya no podían.

Ahora dependemos de ellos, de la Federación Andaluza de Espeleología y de que alguna Dirección General de la Consejeria de Medio Ambiente tenga a bien autorizarnos, las actividades que la FAE crea que no son peligrosas para nosotros.

Más de 400 empresas de turismo activo, inscritas en el Registro de Turismo de Andalucía, no tenemos voz ante la Consejería de Medio Ambiente y dependemos de lo que la FAE le diga a la Consejería de Medio Ambiente.

¡De locos! Pero es así.

La FAE nos dice cuando hablamos por teléfono con ellos que no tienen ningún problema en que se nos autoricen toda las actividades que teníamos autorizadas en Cueva del Gato (travesía Hundidero-Gato y Gato a Sala de las Dunas), pero al parecer después le dicen a funcionarios de la Consejería que no, que hay grandes dificultades técnicas en la travesía Hundidero-Gato.

¡Y no es cierto!

La mayor dificultad técnica en las actividades de Cueva del Gato está exclusivamente en el montaje de un pasamanos (con las placas quitadas para evitar que lo usen personas inexpertas) en el Paso de las Termópilas, precisamente en el tramo Gato-Sala de las Dunas que nos pretenden autorizar ¡cuando tengan tiempo para ello!.

Es falso, no hay ninguna dificultad técnica en la travesía. Hay rápeles sencillos (algunos, como el del Primer Lago, acaban en el agua), cortos o en rampa, sin ninguna dificultad. Tan solo existe un pasamanos algo ascendente que puede instalarse de manera que la absoluta falta de pericia técnica de un cliente no influya en absoluto en su seguridad (montar otra cuerda y poner en la baga de anclaje un mosquetón con cierre de seguridad).

La única dificultad es física. Es una actividad algo larga, 6 horas aproximadamente, en aguas muy frías. La falta de forma física y la tensión de personas muy inexpertas lo que nos han ocasionado a veces tan solo es que tardemos 3-4 horas más en hacer el recorrido.

No ha habido ni un solo accidente entre los clientes de empresas de turismo activo. En Pirineos la divertida actividad del barranquismo cuesta la vida todos los años a algunas personas.

Las empresas de turismo activo evidentemente tenemos los monitores y los seguros que nos exige la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía, quien puede regular de forma especial determinadas actividades consideradas de especial riesgo y establecer las cuantías de las coberturas de nuestros seguros de accidentes.

Existe por tanto la formación, la responsabilidad y las medidas de seguridad que establece la Consejería competente en turismo y deporte.

¿A qué viene que la Consejería de Medio Ambiente prohiba actividades por motivos de supuesta dificultad técnica o peligrosidad?

Podría venir a algo si fuese verdad, pero no es cierto = 0 accidentes en Cueva del Gato de empresas de turismo activo.

Y ¿a qué viene la actitud de la FAE de decirnos una cosa por delante y según los funcionarios de Medio Ambiente otra por detrás?.

¿Es que tiene datos de falta de preparación técnica de las empresas de turismo activo?. ¿Cuáles son esos datos de siniestralidad? =  0 en Andalucía que nosotros sepamos.

Quizá la FAE debería ocuparse de que sus federados abandonasen el uso del carburo en actividades que no lo requieren (todas las actividades que nos sean de exploración), para poder dar ejemplo de buen comportamiento ambiental y ser un mejor referente ante la Consejería de Medio Ambiente.

La única contaminación que hay en Cueva del Gato desde que la Compañía Sevillana hizo el destrozo que hizo a principios del siglo XX, es la de la descarburación de mucho espeleólogo poco conservacionista. Las empresas de turismo activo no usamos carburo, por innecesario y contaminante.

Afortunadamente en el resto de España no se da esta paranoia y es posible hacer la travesía de un río subterráneo, con caudal, cascadas, rápeles, saltos. Podeís verlo en Youtube. Es la Cueva de Valporquero, situada al norte de la provincia de León (España). Tiene un nivel superior de 1.300 metros de longitud, habilitado para la visita turística y un nivel inferior ocupado por un río, con 3.150 metros de longitud visitable por espeleólogos y empresas de turismo activo.  La temperatura interior de unos 7 grados centígrados. La del agua os la podeís imaginar.

No podemos más que recomendaros iros a León o ayudarnos a desterrar a León a tanto papista como tenemos últimamente en Andalucía.